¿Cómo hacer separación de bienes antes de casarse?

¿Cómo hacer separación de bienes antes de casarse?

Como consecuencia del matrimonio, las relaciones económicas entre los cónyuges se regirán por el régimen económico matrimonial que hayan elegido, y, en defecto de pacto expreso, se tomará el régimen que corresponda en la comunidad autónoma cuya legislación sea de aplicación.

Si el régimen económico aplicable por defecto es el de gananciales, y los cónyuges quieren cambiarlo por el de separación de bienes, podrán hacerlo otorgando capitulaciones matrimoniales. 

Podemos ayudarte

Somos abogados especialistas en derecho de familia. Si necesitas un despacho con amplia experiencia en la materia, contacta con nosotros e infórmate sin compromiso.

Contacta con nosotros

¿Se puede hacer separación de bienes antes del matrimonio?

El artículo 1315 del Código Civil establece que el régimen económico matrimonial será el que elijan los cónyuges mediante capitulaciones matrimoniales, y en defecto de aquel, el régimen de gananciales.

No obstante, en los territorios forales puede operar un régimen distinto, y de hecho, el de separación de bienes es el que se aplica por defecto en Cataluña, Baleares, Aragón y País Vasco.

La ley permite otorgar capitulaciones matrimoniales antes o después del matrimonio, pero si se otorgan antes, quedarán sin efecto si el matrimonio no se celebra en el plazo de un año (artículo 1334). Además, en caso de otorgarse antes de casarse, no empezarán a aplicarse hasta después del matrimonio.

No existe un límite a la facultad de otorgar capitulaciones matrimoniales, así que los cónyuges podrán cambiar su régimen económico por este medio siempre que lo crean oportuno.

¿Cómo se otorgan las capitulaciones matrimoniales?

Las capitulaciones matrimoniales deben otorgarse en escritura pública para su validez (artículo 1327). Para ello, los futuros cónyuges deberán acudir al notario y formalizar su decisión en escritura pública.

En cuanto al contenido de las capitulaciones, los interesados podrán estipular, modificar o sustituir el régimen económico de su matrimonio o cualquier otra disposición por razón del mismo, siempre que no se contravenga ninguna ley o las buenas costumbres, o suponga una limitación de la igualdad de derechos entre los cónyuges.

No existe límite a la posibilidad de modificar las capitulaciones matrimoniales, pero si la modificación afecta a derechos concedidos por terceras personas, estas deberán asistir y dar su consentimiento a la modificación.

Será necesario mencionar la existencia de las capitulaciones matrimoniales en la inscripción del matrimonio en el registro civil.

¿Qué supone que se aplique el régimen de separación de bienes?

Por el régimen de separación de bienes, cada cónyuge es propietario de los bienes que tuviese en el momento de contraer matrimonio, y de todos los que adquiera después por cualquier título.

Además, corresponde a cada cónyuge la administración, disfrute y poder de disposición de sus bienes.

En cuanto a las cargas del matrimonio, cada uno contribuirá a ellas en proporción a sus recursos económicos, y el trabajo de casa se considerará contribución en especie, dando derecho a obtener una compensación en el momento en que se extinga el régimen de separación.

Cada miembro de la pareja responde de las obligaciones contraídas por él mismo, salvo que se haga en el ejercicio de la potestad doméstica, en cuyo caso, responden ambos en la proporción que hayan acordado o en proporción a sus posibilidades.

Solo existirán bienes comunes si los adquieren conjuntamente aportando cada uno dinero privativo, y el bien pertenecerá a ambos en proporción a sus respectivas aportaciones.

¿Cómo se sabe qué régimen económico corresponde a un matrimonio?

Para saber si es necesario otorgar capitulaciones matrimoniales para modificar el régimen económico matrimonial, antes hay que tener claro cuál es el régimen que se aplica por defecto a un matrimonio en concreto.

La solución la da el artículo 9.2 del Código Civil:

Los efectos del matrimonio se regirán por la ley personal común de los cónyuges al tiempo de contraerlo; en defecto de esta ley, por la ley personal o de la residencia habitual de cualquiera de ellos, elegida por ambos en documento auténtico otorgado antes de la celebración del matrimonio; a falta de esta elección, por la ley de la residencia habitual común inmediatamente posterior a la celebración, y, a falta de dicha residencia, por la del lugar de celebración del matrimonio.

La nulidad, la separación y el divorcio se regirán por la ley que determina el artículo 107.

Artículo 9.2 del Código Civil

Por tanto, se aplicará el régimen de gananciales por defecto en los siguientes casos:

  • Si la ley personal de ambos cónyuges en el momento de contraer matrimonio es la de derecho civil común.
  • En su defecto, si la ley común es la ley personal de cualquiera de los cónyuges, o si es la que rige en el territorio donde cualquiera de los dos tenga su residencia habitual, siempre que ambos la elijan en documento auténtico otorgado antes de celebrar el matrimonio.
  • Supletoriamente, si corresponde la ley común por la residencia habitual de ambos inmediatamente posterior a la celebración del matrimonio.
  • Por último, si rige la ley común en el lugar de celebración del matrimonio.

Si, conforme a lo expuesto, resulta aplicable el régimen de gananciales, entonces sí se podrá cambiar por capitulaciones matrimoniales.

Concertar cita
Puedes llamarnos al 93 380 15 36 o dejarnos tu nombre y teléfono para que nos pongamos en contacto contigo.


    ¿Por qué deberías escogernos?
    Atención personalizada
    Expertos en Familia
    Amplia experiencia
    Rápida respuesta
    ¿Dónde encontrarnos?

    Oficina en Madrid

    C/ de Velázquez, 53, 2ª Planta 28001 Madrid, Comunidad de Madrid 91 186 34 43 www.crespolaw.es/madrid

    Oficina en Barcelona

    C/ Pau Claris 147, 3º 2ª 08009 Barcelona, Cataluña 93 380 15 36 www.crespolaw.es/barcelona