¿Qué gastos se incluyen en la pensión alimenticia?

¿Qué gastos se incluyen en la pensión alimenticia?

Cuando se produce la ruptura de una pareja con hijos, una de las medidas que se deben aprobar en casi la totalidad de los casos es el establecimiento de la pensión alimenticia a favor de los hijos, pero la ley no establece una lista detallada de los gastos que debe cubrir, y con frecuencia este tema se convierte en una fuente de conflictos.

Hay que acudir a la jurisprudencia y la doctrina para dilucidar cuáles son los gastos que debe cubrir la pensión de alimentos.

Podemos ayudarte

Somos abogados especialistas en derecho de familia. Si necesitas un despacho con amplia experiencia en la materia, contacta con nosotros e infórmate sin compromiso.

Contacta con nosotros

¿Qué tipos de gastos puede cubrir la pensión de alimentos?

En primer lugar, conviene hacer una clasificación de los gastos con los que se pueden encontrar los progenitores con respecto a los hijos. Algunos deberán estar previstos e incluidos en la pensión de alimentos y otros no necesariamente, y en algunos casos dependerá de los acuerdos a los que lleguen las partes.

En general, la pensión de alimentos debe cubrir todos los gastos necesarios para asegurar el sustento, habitación, vestido, asistencia médica, educación e instrucción de los hijos (artículo 142 del Código Civil) y además asegurar que se mantiene un nivel de vida uniforme para ellos, de modo que no sufran las diferencias que pueden derivarse de la diferente situación económica de sus padres, cuando estén bajo el cuidado de uno u otro.

Por tanto, la pensión de alimentos no se limita a cubrir las necesidades básicas, sino a evitar que los hijos sufran un desequilibrio con respecto a la situación anterior a la ruptura familiar.

Conforme a lo expuesto, los gastos que incluye la pensión alimenticia pueden ser ordinarios y extraordinarios:

  • Los gastos ordinarios son aquellos gastos conocidos o previsibles, y en gran parte periódicos, destinados a cubrir las necesidades básicas de los hijos en cuanto a alimentación, vivienda, vestido, educación y asistencia médica.
  • Los gastos extraordinarios son los que no se pueden prever con antelación y que no son periódicos. Van más allá de las necesidades básicas de los hijos.

Algunos de estos gastos estarán incluidos en la pensión alimenticia y otros no, y estos últimos deberán ser pagados por mitad o en la proporción que acuerden los progenitores, siempre que de manera consensuada se determine su necesidad.

Al respecto, resulta muy esclarecedora la sentencia del Tribunal Supremo número 579/2014, de 15 de octubre, que sienta doctrina sobre los conceptos a incluir en la pensión alimenticia.

Gastos ordinarios

Como ya se ha mencionado, los gastos ordinarios van destinados a pagar los gastos generados en el día a día. De estos gastos ordinarios, algunos pueden tener carácter básico y otros no, aunque sean igualmente previsibles, periódicos y cubran necesidades habituales.

Gastos ordinarios incluidos en la pensión de alimentos

Se entiende de manera general que para poder ser incluidos en la pensión alimenticia, los gastos ordinarios tienen que ser básicos. 

Por ejemplo, el gasto de escolarización es un gasto ordinario, por ser previsible, periódico y cubrir una necesidad básica, por lo que debe incluirse en la pensión, pero la escolarización en un colegio privado en lugar de en uno público no es un gasto básico, y no siempre se va a entender incluido.

Se incluyen en la pensión:

  • Gastos de vivienda, y gastos accesorios para vivir de manera confortable, como la calefacción, conexión a internet, gastos de teléfono, electricidad, agua, etc.
  • Gastos de alimentación en un nivel adecuado, variado y saludable.
  • Gastos de vestido, dentro de unas necesidades normales de ropa y calzado, y de acuerdo con el nivel de vida habitual.
  • Gastos de aseo para asegurar una adecuada higiene.
  • Gastos de educación y formación asociados a la escolarización, es decir, todos los gastos derivados de la asistencia al centro formativo (material, uniforme, transporte escolar, cuotas, comedor, excursiones del colegio, libros, matrículas, etc.).
  • Gastos médicos ordinarios cubiertos por el sistema público de salud, que incluyen los gastos en medicamentos y asistencia sanitaria más o menos habituales y ordinarios. Si los hijos ya estaban recibiendo un tratamiento médico antes del divorcio o separación, ese gasto se entenderá incluido, por habitual y previsible.
  • Gastos de ocio habituales, normales y previsibles, como salir a comer con una frecuencia razonable, cine, asistencia a fiestas de cumpleaños, teléfono móvil, etc.

Gastos ordinarios no incluidos en la pensión de alimentos

Los gastos pueden ser ordinarios por su carácter habitual y previsible, pero si no están destinados a cubrir necesidades básicas, no se consideran incluidos en la pensión de alimentos, al menos en principio.

Sin embargo, se podrá pactar que así sea si, por ejemplo, ya se venían costeando en la situación anterior. Es el caso de las actividades extraescolares y los gastos de centros privados, o de enseñanza no obligatoria.

Si no están incluidos, habrá que pactar la forma de pagarlos, detallándolos de forma expresa y por escrito. Si no se llega a un acuerdo sobre su necesidad, los pagará quien los proponga, aunque queda abierta la posibilidad de acudir a los tribunales para que otorguen el poder de decidir a uno o a otro (artículo 156 del Código Civil).

Los gastos incluidos en esta categoría son:

  • Gastos de enseñanza privada.
  • Gastos de cursos de postgrado no imprescindibles.
  • Estancias en residencias universitarias y similares.
  • Campamentos de verano y viajes al extranjero.
  • Cursos de verano.
  • Celebraciones de acontecimientos que afecten a los hijos.
  • Actividades extraescolares de cualquier tipo.

Hay que puntualizar que si los gastos obedecen a actividades que ya estaban realizando los hijos, sí se deben incluir; por ejemplo, no se puede eliminar la clase de música si ya estaba implementada en la rutina del hijo.

Gastos extraordinarios

Son gastos extraordinarios los que no se pueden prever y no son habituales ni periódicos, y en principio no se entienden incluidos en la pensión de alimentos, aunque, al igual que ocurre con los gastos ordinarios, si ya se estaban costeando sí se deben incluir. Por ejemplo, un tratamiento odontológico estético no imprescindible.

Gastos extraordinarios no incluidos en la pensión de alimentos

No obstante, la mayoría de los gastos extraordinarios no están incluidos en la pensión de alimentos, pero eso no significa que no deban pagarse. Si son necesarios, habrá que pagarlos por mitad, o de acuerdo con los porcentajes que decidan los progenitores, según su respectiva capacidad económica.

Además, cuando surjan, el progenitor que tenga atribuida la custodia deberá consultarlo al otro, y decidir de manera consensuada sobre su conveniencia, a menos que se trate de gastos urgentes y necesarios, ya que en este caso quizá no haya tiempo para la consulta previa.

Estos gastos son habitualmente de dos categorías:

  • Gastos extraordinarios educativos:
    • Clases de apoyo escolar necesarias.
  • Gastos extraordinarios médicos:
    • Tratamientos de odontología, como ortodoncia, prótesis y otros tratamientos bucodentales.
    • Gastos de psicólogo, rehabilitación y fisioterapia, logopedia, etc.
    • Gastos de farmacia no básicos con prescripción médica, gastos de óptica, de homeopatía, etc.
    • Otros gastos sanitarios similares no cubiertos por el sistema público de salud o el seguro privado que se tenga contratado.

Gastos extraordinarios incluidos en la pensión de alimentos

Aquí entran todos aquellos que ya se venían pagando con anterioridad, que pierden su carácter extraordinario por no ser imprevisibles ni inesperados.

La importancia del convenio regulador en relación con la pensión de alimentos

En caso de que los progenitores se separen o divorcien de mutuo acuerdo, o de que acuerden conjuntamente las medidas paternofiliales, es conveniente plasmar las partidas incluidas en la pensión de alimentos con el mayor nivel de detalle que sea posible, porque en la práctica son habituales las desavenencias sobre este asunto.

También qué gastos se consideran extraordinarios y qué gastos se compromete a pagar un progenitor unilateralmente.

En cuanto a los gastos que no se puedan prever, se debe indicar claramente el procedimiento a seguir para llegar a un acuerdo, y el porcentaje en que cada progenitor contribuirá a satisfacerlos, tanto si es por mitad como si no lo es.

También hay que incluir la forma de consultar al otro progenitor la necesidad de los gastos, y cuándo se entiende si la respuesta es favorable o desfavorable.

¿Qué pasa si los progenitores no se ponen de acuerdo sobre un gasto de la pensión alimenticia?

Si llegado el momento en que surja un nuevo gasto que no esté incluido en la pensión de alimentos, los progenitores no logran llegar a un acuerdo, cabe acudir a la acción contemplada en el artículo 156 del Código Civil, por la que se insta al juez a que otorgue el poder de decidir sobre la cuestión a uno de ellos.

Concertar cita
Puedes llamarnos al 93 380 15 36 o dejarnos tu nombre y teléfono para que nos pongamos en contacto contigo.


    ¿Por qué deberías escogernos?
    Atención personalizada
    Expertos en Familia
    Amplia experiencia
    Rápida respuesta
    ¿Dónde encontrarnos?

    Oficina en Madrid

    C/ de Velázquez, 53, 2ª Planta 28001 Madrid, Comunidad de Madrid 91 186 34 43 www.crespolaw.es/madrid

    Oficina en Barcelona

    C/ Pau Claris 147, 3º 2ª 08009 Barcelona, Cataluña 93 380 15 36 www.crespolaw.es/barcelona