¿Cómo separarse de mutuo acuerdo?

Separación de mutuo acuerdo

Ante una crisis de pareja, hay varias opciones de separación al alcance de los cónyuges, según si desean seguir manteniendo el vínculo matrimonial o no, o según quieran que su separación tenga efectos legales o no.

En el presente artículo vamos a analizar las distintas alternativas y las consecuencias que se derivan de cada una de ellas, y cuál es el procedimiento adecuado cuando los miembros de la pareja actúan de mutuo acuerdo.

Podemos ayudarte

Somos abogados especialistas en derecho de familia. Si necesitas un despacho con amplia experiencia en la materia, contacta con nosotros e infórmate sin compromiso.

Contacta con nosotros

¿Qué opciones de separación de mutuo acuerdo existen?

En primer lugar, conviene aclarar a qué nos referimos cuando hablamos de separación:

  • Si se desea disolver el vínculo matrimonial y quedar libres para volver a contraer matrimonio, los cónyuges deben optar por el divorcio.
  • Si no se desea disolver el vínculo matrimonial, sino solo hacer vidas separadas y regular los efectos personales y patrimoniales de la separación, la opción adecuada es la separación legal. Si la única pretensión es hacer vidas separadas, basta con una separación de hecho.
  • Si los miembros de la pareja no están casados, pero desean regular los efectos de su separación en relación a los hijos, el procedimiento adecuado es el de adopción de medidas paternofiliales, junto a la disolución de la pareja de hecho por los cauces administrativos correspondientes, en su caso.

A su vez, las vías del divorcio y de la separación legal ofrecen diferentes alternativas, dependiendo de que haya hijos menores en el matrimonio o no, y de si los cónyuges actúan de común acuerdo o no.

En caso de separación y divorcio de mutuo acuerdo, las opciones son las siguientes:

  1. Procedimiento de mutuo acuerdo sin hijos por vía notarial, conforme al artículo 54 de la Ley del Notariado.
  2. Procedimiento de mutuo acuerdo sin hijos por vía judicial, pero ante el letrado de la Administración de Justicia, por los cauces del artículo 777 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.
  3. Procedimiento de mutuo acuerdo con hijos por vía judicial, ante el juez, también por los cauces del artículo 777 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

En resumen, los factores determinantes para optar por un procedimiento de mutuo acuerdo son: si hay matrimonio o no, y si se desea disolver el vínculo matrimonial o no.

Vamos a ver todas las opciones detalladamente:

Divorcio de mutuo acuerdo

La separación y el divorcio son dos cosas diferentes, y el divorcio tiene sus propios efectos, que ya hemos analizado en otros artículos.

Conviene recordar que el divorcio disuelve el vínculo matrimonial y que los cónyuges tienen libertad para volver a casarse. En caso de reconciliación, deberán casarse nuevamente entre sí, ya que no se puede anular el procedimiento.

Las opciones de procedimiento para un divorcio de mutuo acuerdo son las mismas que para la separación legal. 

El proceso de separación legal de mutuo acuerdo

Si existe un vínculo matrimonial entre los miembros de la pareja y no desean disolverlo, pero sí regular los efectos patrimoniales y personales de su ruptura, los cónyuges deberán optar por un proceso de separación. La separación no extingue el vínculo jurídico que une a los cónyuges, por lo que no son libres para volver a casarse.

Partiendo de la base de que existe común acuerdo entre las partes, la elección del procedimiento dependerá de si hay hijos en el matrimonio o no, siempre que los hijos sean menores de edad no emancipados o mayores de edad respecto de los cuales se hayan aprobado medidas judiciales de apoyo atribuidas a sus progenitores.

Si no cumplen estas condiciones, a efectos legales de separación y divorcio se trataría de una separación sin hijos, lo que simplifica mucho el procedimiento (artículo 82 del Código Civil).

Los procedimientos correspondientes en cada caso son los siguientes:

Separación legal de mutuo acuerdo sin hijos por vía notarial

Este procedimiento es muy sencillo. Las partes deben acudir al notario asistidos por un abogado en ejercicio (que puede ser común) y con una propuesta de convenio regulador que el notario formalizará en escritura pública, aprobando así la separación legal (artículo 54 de la Ley del Notariado).

El convenio regulador es el documento en el que los cónyuges deben plasmar sus acuerdos con respecto a los efectos patrimoniales y personales de su separación.

Separación legal de mutuo acuerdo sin hijos por vía judicial

Este procedimiento tampoco es complicado, y se desarrolla ante el letrado de la Administración de Justicia, en lugar de ante el juez, aunque la solicitud de separación hay que presentarla igualmente en el juzgado de primera instancia o de familia del último domicilio común o del de cualquiera de los cónyuges.

Las partes deberán actuar asistidas de abogado y procurador, que podrán ser los mismos para ambas.

El procedimiento sigue los trámites del artículo 777 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, y también gira en torno a la figura de convenio regulador: los cónyuges deberán acompañar su solicitud con la propuesta de convenio regulador y la certificación de la inscripción del matrimonio, además de los documentos en que funden su derecho.

El letrado de la Administración de Justicia, una vez admitida la solicitud, los citará para que se ratifiquen por separado en su petición, tras lo cual, y si no estima que el convenio sea gravemente perjudicial para ninguno de los cónyuges, aprobará la separación mediante un decreto.

Separación legal de mutuo acuerdo con hijos por vía judicial

Si existen hijos en el matrimonio, los trámites se prolongan un poco más, pero el procedimiento se inicia igual que en el caso anterior, presentando también la propuesta de convenio regulador.

Una vez admitida la demanda y ratificada la petición por los cónyuges, el letrado de la Administración de Justicia dará traslado al juez, ante el que se desarrollará el procedimiento.

El juez recabará informe del Ministerio Fiscal sobre las medidas que afecten a los hijos, que podrán ser oídos si se estima necesario y tienen la madurez suficiente para ello.

Después de practicar las pruebas que se hayan propuesto, y de conceder un plazo a los cónyuges para completar la documentación, en su caso, el juez resolverá mediante sentencia aprobando o denegando la separación. También puede aprobar la separación pero no el convenio, en cuyo caso, concederá 10 días para presentar una nueva propuesta, y resolverá sobre su aprobación mediante auto.

Más información sobre este caso concreto de separación en nuestro otro post: Separación matrimonial con hijos: guía completa

Separación de hecho

La separación de hecho supone la simple ruptura de la vida en común, y es una situación que solo tiene repercusiones en la vida privada de la pareja, ya que no produce ningún efecto jurídico. 

Por la separación de hecho, los cónyuges continúan casados, pero deciden hacer vidas separadas. Sigue rigiendo el régimen económico matrimonial que hubieran pactado en su momento y, por tanto, la potestad de vincular bienes del cónyuge, en caso de que el régimen elegido sea el de gananciales.

No obstante, los cónyuges pueden otorgar capitulaciones matrimoniales para cambiar de un régimen de gananciales a uno de separación de bienes, si lo desean, pero se trata de un procedimiento legal que no tiene relación con el proceso de separación. Las capitulaciones matrimoniales solo serán válidas si se otorgan en escritura pública ante notario.

Separación legal de pareja de hecho

La pareja de hecho o unión estable de hecho, como se denomina en algunas comunidades autónomas como Cataluña, es una situación de hecho que se formaliza por vía administrativa, normalmente mediante la inscripción de la pareja en un registro municipal.

No existe un procedimiento judicial para la separación de una pareja de hecho, puesto que basta con acudir al registro correspondiente y anular la inscripción. Los requisitos para hacerlo dependen de cada comunidad autónoma, ya que se trata de una competencia transferida, y las normas de inscripción y anulación pueden ser distintas en cada territorio.

No obstante, si la pareja tiene hijos y quiere regular la nueva situación legalmente, debe acudir a un procedimiento de medidas paternofiliales, por el que se aprueben judicialmente aspectos como el régimen de guarda y custodia, el de visitas, el establecimiento de una pensión de alimentos, la atribución del uso de la vivienda familiar, etc.

El procedimiento seguirá los trámites del del artículo 777 si se lleva a cabo de común acuerdo, en cuyo caso, habrá que presentar una propuesta de convenio regulador.

Concertar cita
Puedes llamarnos al 93 380 15 36 o dejarnos tu nombre y teléfono para que nos pongamos en contacto contigo.


    ¿Por qué deberías escogernos?
    Atención personalizada
    Expertos en Familia
    Amplia experiencia
    Rápida respuesta
    ¿Dónde encontrarnos?

    Oficina en Madrid

    C/ de Velázquez, 53, 2ª Planta 28001 Madrid, Comunidad de Madrid 91 186 34 43 www.crespolaw.es/madrid

    Oficina en Barcelona

    C/ Pau Claris 147, 3º 2ª 08009 Barcelona, Cataluña 93 380 15 36 www.crespolaw.es/barcelona