Guía sobre la custodia compartida en Cataluña

Custodia compartida en Cataluña

En Cataluña, existen ciertas diferencias con el resto de España en lo que concierne a la guarda y custodia compartida de los hijos, que vamos a explicar a continuación.

Podemos ayudarte

Somos abogados especialistas en derecho de familia. Si necesitas un despacho con amplia experiencia en la materia, contacta con nosotros e infórmate sin compromiso.

Contacta con nosotros

La regulación de la custodia compartida en Cataluña y en España

La custodia compartida en Cataluña se conoce como responsabilidad paternal compartida, y se regula en el artículo 233-8 del Libro II del Código Civil de Cataluña, que establece que este es el régimen que se tiene que seguir después de la ruptura de la relación entre los progenitores, siempre que sea posible.

1. La nulidad del matrimonio, el divorcio o la separación no alteran las responsabilidades que los progenitores tienen hacia sus hijos de acuerdo con el artículo 236-17.1. En consecuencia, estas responsabilidades mantienen el carácter compartido y, en la medida de lo posible, deben ejercerse conjuntamente.

[...]

Artículo 233-8 del Libro II del Código Civil de Cataluña

[...]

2. La autoridad judicial, si no existe acuerdo o si este no se ha aprobado, debe determinar la forma de ejercer la guarda, ateniéndose al carácter conjunto de las responsabilidades parentales, de acuerdo con el artículo 233-8.1. Sin embargo, la autoridad judicial puede disponer que la guarda se ejerza de modo individual si conviene más al interés del hijo.

[...]

Artículo 233-10 del Libro II del Código Civil de Cataluña

Por lo tanto, en Cataluña, la custodia compartida es el régimen de guarda y custodia por defecto, es decir: el que se debe aplicar salvo que las circunstancias del caso aconsejen un régimen diferente.

La diferencia en este sentido con el resto de España es que en Cataluña está contemplado expresamente por la ley que la custodia compartida es el tipo de custodia que tiene preferencia, y en el Código Civil español no está regulado así (esta es la ley que se aplica en toda España a excepción de unas pocas comunidades).

Sin embargo, lo cierto es que la custodia compartida es la tendencia en toda España. En 1990, se declaró que conceder la custodia exclusivamente a la madre era una discriminación, y en 2005 se incluyó la posibilidad de dar la custodia compartida en el Código Civil español.

El panorama se inclinó más aún hacia este tipo de custodia en 2011, cuando el Tribunal Supremo declaró que siempre que beneficiara al menor, la custodia compartida tenía que ser la solución general. A día de hoy, es una opción muy cercana en datos a la custodia exclusiva de la madre, que sigue siendo mayoritaria, pero por poca diferencia.

No obstante, y a diferencia de lo que ocurre en Cataluña, el Código Civil español no da prioridad a la guarda y custodia compartida. Ofrece esta posibilidad en su artículo 92, pero la limita a que la acuerden las partes (en convenio o durante el procedimiento) o que la declare el juez a instancia de una de ellas y con informe del Ministerio Fiscal, si solo de esta forma se protege adecuadamente el interés superior del menor.

El plan de parentalidad en Cataluña

El Código Civil Catalán también establece la obligación de los progenitores de presentar el llamado plan de parentalidad, en el que recogerán sus propuestas acerca de cómo van a ejercer sus responsabilidades parentales.

[...]

2. Los cónyuges, para determinar como deben ejercerse las responsabilidades parentales, deben presentar sus propuestas de plan de parentalidad, con el contenido establecido por el artículo 233-9.

[...]

Artículo 233-8 del Libro II del Código Civil de Cataluña 

El plan de parentalidad se regula en el artículo 233-9 del Código Civil de Cataluña, que en su segundo apartado establece que debe recoger:

  • El lugar o lugares donde los hijos vivirán habitualmente. Se tienen que incluir reglas que permitan determinar a qué progenitor le corresponde la guarda en cada momento.
  • Las tareas de las que debe responsabilizarse cada progenitor en relación a las actividades cotidianas de los hijos.
  • La manera en que deben hacerse los cambios en la guarda y, en caso de que procesa, cómo deben repartirse los costes que generen.
  • El régimen de relación y comunicación con los hijos durante los períodos en que un progenitor no los tenga consigo.
  • El régimen de estancias de los hijos con cada uno de los progenitores en períodos de vacaciones y en fechas especialmente señaladas para los hijos, para los progenitores o para su familia.
  • El tipo de educación y las actividades extraescolares, formativas y de tiempo libre, cuando proceda.
  • La forma de cumplir el deber de compartir toda la información acerca de la educación, la salud y el bienestar de los hijos.
  • La manera de tomar las decisiones relativas al cambio de domicilio y a otras cuestiones que sean relevantes para los hijos.

¿Qué criterios se tienen en cuenta para dar la custodia compartida en Cataluña?

Como ya hemos indicado, en Cataluña, la custodia compartida es el régimen de guarda y custodia que se tendrá que seguir, salvo que sea aconsejable uno distinto, en función de las circunstancias del caso.

A estos efectos, el artículo 233-11 del Código Civil de Cataluña, en su apartado 1, señala una serie de criterios para determinar el régimen y la manera de ejercer la guarda, que son los siguientes:

  1. La vinculación afectiva entre los hijos y cada uno de los progenitores, y también las relaciones con las otras personas que conviven en los hogares respectivos.
  2. La aptitud de los progenitores para garantizar el bienestar de los hijos y la posibilidad de procurarles un entorno adecuado, conforme a su edad.
  3. La actitud de cada progenitor para cooperar con el otro para asegurar la máxima estabilidad a los hijos, especialmente para garantizar de forma adecuada las relaciones de estos con los dos progenitores.
  4. El tiempo que cada progenitor había dedicado a la atención de los hijos e hijas antes de la ruptura y las tareas que efectivamente ejercía para procurarles el bienestar.
  5. La opinión expresada por los hijos.
  6. Los acuerdos en previsión de la ruptura o adoptados fuera de convenio antes de iniciarse el procedimiento.
  7. La situación de los domicilios de los progenitores, y los horarios y las actividades de los hijos y de los progenitores.
Concertar cita
Puedes llamarnos al 93 380 15 36 o dejarnos tu nombre y teléfono para que nos pongamos en contacto contigo.


    ¿Por qué deberías escogernos?
    Atención personalizada
    Expertos en Familia
    Amplia experiencia
    Rápida respuesta
    ¿Dónde encontrarnos?

    Oficina en Madrid

    C/ de Velázquez, 53, 2ª Planta 28001 Madrid, Comunidad de Madrid 91 186 34 43 www.crespolaw.es/madrid

    Oficina en Barcelona

    C/ Pau Claris 147, 3º 2ª 08009 Barcelona, Cataluña 93 380 15 36 www.crespolaw.es/barcelona