¿Cómo conseguir la custodia materna o exclusiva para la madre?

¿Cómo conseguir la custodia materna o exclusiva para la madre?

Cuando en un divorcio hay hijos menores, no hay duda de que su custodia se convierte en el aspecto más importante sobre el que hay que decidir. Y si bien años atrás lo normal era que la custodia se la quedara la madre, hoy en día se está imponiendo cada vez más la custodia compartida.

Por ello, en este artículo vamos a explicar cómo puede una madre conseguir la custodia exclusiva de sus hijos en la actualidad.

Podemos ayudarte

Somos abogados especialistas en derecho de familia. Si necesitas un despacho con amplia experiencia en la materia, contacta con nosotros e infórmate sin compromiso.

Contacta con nosotros

La situación de la custodia materna en España

La custodia en exclusiva a favor de la madre sigue siendo la opción mayoritaria en España en los casos de divorcio. Sin embargo, la custodia compartida le queda muy cerca, de modo que, según las estadísticas del INE, en el año 2022:

Estos datos confirman que, si bien la custodia materna continúa siendo la modalidad de custodia con más acogida en nuestro país, la custodia compartida es la tendencia. En estos casos, prima el interés superior del menor, y es por ello que esta modalidad de custodia está creciendo, ya que los expertos entienden que, si no hay circunstancias particulares que la desaconsejen, es la mejor para los menores.

¿Cómo puede la madre obtener la custodia exclusiva de sus hijos?

Como hemos visto, la custodia materna ya no es casi la norma en la práctica, como lo era hace tiempo. Pero aún hoy en día, es perfectamente posible conseguirla.

En primer lugar, para que la madre consiga la custodia monoparental, se pueden plantear dos escenarios distintos:

  • Que lo acuerde con el otro progenitor. Esto, a su vez, puede suceder por distintas vías:
    • Si se trata de un divorcio de mutuo acuerdo basta con que las partes acuerden dar la custodia a la madre en la propuesta de convenio regulador. En este caso, el Ministerio Fiscal comprobará que no hay ninguna circunstancia que desaconseje manifiestamente este acuerdo, en cuyo caso no se aceptaría el convenio. De lo contrario, se aprobará y la custodia pasará a la madre.
    • En el contexto de un divorcio contencioso, si una de las dos partes propone esta medida y la otra la acepta. Finalmente decidirá el juez, pero en principio no tiene por qué acordar algo distinto si no hay alguna causa que no haga recomendable la custodia materna.
  • Que lo decida el juez, en un divorcio contencioso. Estaríamos en el supuesto de que no hubiera consenso de ningún tipo entre los progenitores sobre el tipo de custodia, porque cada uno tuviera una pretensión distinta al respecto. En este caso, el juez le daría la custodia a la madre si valorara que es la mejor opción, en función de las circunstancias del caso. Pero hay que tener en cuenta la tendencia actual de dar la custodia compartida si no hay nada que lo desaconseje abiertamente.

¿Qué criterios tiene en cuenta el juez para otorgar la custodia exclusiva a la madre?

Son muchos los criterios que puede tener en cuenta el juez a la hora de decidir si otorgar o no la custodia solo a la madre. A continuación se exponen algunos de los más importantes:

La disponibilidad horaria

Sin duda, una de las principales necesidades de un menor, sobre todo cuando es muy pequeño, es que sus padres pasen tiempo con él. Por ello, el juez valorará positivamente que la madre tenga más tiempo para pasar con sus hijos, si es el caso.

Esto puede ocurrir por circunstancias muy diversas, por ejemplo:

  • Porque la madre no esté desempeñando una actividad laboral o esté en excedencia.
  • Si el trabajo de la madre es solo en jornada de mañana.
  • Porque la madre tenga un trabajo con flexibilidad horaria que le permita adaptarse a las necesidades de sus hijos.

La edad de los hijos

Otro aspecto muy importante a la hora de decidir si darle o no la custodia solo a la madre es la edad de los menores. Si se trata de un lactante, está muy desaconsejado romper ese vínculo con la madre, por lo que es más fácil que se le dé la custodia exclusiva del niño, con independencia de que se trate de lactancia materna o biberón.

Sin embargo, a partir de los 3 años aproximadamente, la edad del pequeño deja de ser un factor tan importante, porque se considera que es una edad mucho más apropiada para que ambos progenitores se hagan cargo del niño por tiempos iguales.

No obstante, también es posible que ya antes de esa edad los padres acuerden un régimen de custodia compartida en el que la madre esté en contacto a diario con el niño, o en el que los periodos que pase con cada progenitor sean más breves. Otra opción es la custodia compartida progresiva.

La relación entre los progenitores

Como es obvio, una muy mala relación entre los padres imposibilita totalmente que se pueda acordar un régimen de custodia compartida, porque en la práctica resultaría caótico. Por ello, en estos casos se valorará cuál de los progenitores es el más idóneo para tener la custodia exclusiva de sus hijos.

También es evidente que si la mala relación se debe únicamente a la conducta de uno de los dos progenitores, forzará a que el juez conceda la custodia al otro.

La preferencia de los niños

En el caso del divorcio contencioso, si el niño ya tiene al menos 12 años de edad, se le tendrá que escuchar para saber con cuál de sus progenitores quiere vivir, o si desea hacerlo con ambos (o incluso con ninguno de ellos). Si es más pequeño, pero demuestra madurez suficiente para ello, también se le podrá oír.

Por lo tanto, a partir de una cierta edad, ya se escucharán los deseos del menor, e incluso su voluntad puede ser más determinante cuanto mayor y/o más maduro sea. Así, si el niño ya tiene una edad y madurez y manifiesta que quiere vivir con su madre, es muy probable que el juez se lo conceda si no hay ninguna circunstancia que claramente desaconseje esta decisión.

La distancia entre los domicilios paternos

Si los progenitores viven en la misma localidad, en principio esto sería un punto a favor para que se opte por la custodia compartida. Pero si viven en municipios distintos, esto puede suponer serias complicaciones en el día a día del menor a nivel práctico, por lo que la solución debe pasar por un régimen de custodia exclusivo que podrá ser a favor de la madre si, por otras circunstancias, es el progenitor con un perfil más adecuado para tener la custodia.

Otros aspectos que pueden incidir

Como ya se ha indicado, finalmente, lo que prima es el interés superior del menor. Por lo tanto, cualquier circunstancia que pueda incidir en este elemento tendrá que ser tenido en cuenta. Así, por ejemplo:

  • Un problema de drogadicción, alcoholismo o similar que afecte a la capacidad para cuidar del niño impedirá que se dé la custodia al progenitor que la padece.
  • Si ambos tienen problemas de disponibilidad horaria, pero uno de ellos cuenta con un entorno que pueda contribuir al cuidado del menor y el otro no, en principio la balanza se podría inclinar a favor de aquel.
  • En el caso de que uno de los progenitores haya desentendido en gran medida del cuidado de sus hijos hasta ese momento, este será un aspecto que podrá jugar en su contra.
Concertar cita
Puedes llamarnos al 93 380 15 36 o dejarnos tu nombre y teléfono para que nos pongamos en contacto contigo.


    ¿Por qué deberías escogernos?
    Atención personalizada
    Expertos en Familia
    Amplia experiencia
    Rápida respuesta
    ¿Dónde encontrarnos?

    Oficina en Madrid

    C/ de Velázquez, 53, 2ª Planta 28001 Madrid, Comunidad de Madrid 91 186 34 43 www.crespolaw.es/madrid

    Oficina en Barcelona

    C/ Pau Claris 147, 3º 2ª 08009 Barcelona, Cataluña 93 380 15 36 www.crespolaw.es/barcelona