¿Qué ocurre con la guarda y custodia de los hijos una vez alcanzan la mayoría de edad?

¿Qué ocurre con la guarda y custodia de los hijos una vez alcanzan la mayoría de edad?

Tras un divorcio, es indispensable acordar cuál de los progenitores tendrá la guarda y custodia de los hijos, o si recaerá sobre ambos en un régimen de custodia compartida. En este artículo vamos a explicar qué sucede con la guarda y custodia una vez que los hijos son ya mayores de edad.

Podemos ayudarte

Somos abogados especialistas en derecho de familia. Si necesitas un despacho con amplia experiencia en la materia, contacta con nosotros e infórmate sin compromiso.

Contacta con nosotros

Cuando los hijos cumplen la mayoría de edad, ¿qué pasa con la guarda y custodia?

Una vez que los hijos se hacen mayores de edad, lo que ocurre es que el régimen de guarda y custodia se extingue. Y con él, también deja de aplicarse el régimen de estancia, visitas y comunicaciones del progenitor no custodio con sus hijos, por lo que el hijo puede relacionarse con el mismo como lo desee, si es que antes se cumplía escrupulosamente lo acordado (que no siempre ocurre).

La guarda y custodia hace referencia a la convivencia y el cuidado diario de los hijos. Y si bien es una realidad que pasados los 18 años, hoy en día lo normal es que los hijos sigan viviendo con sus padres, este es el tope legal que se impone para el ejercicio de la guarda y custodia.

Por lo tanto, a partir de los 18 años, los hijos ya tienen libertad para decidir sobre aquellos asuntos que hasta ese momento quedaban bajo la decisión del progenitor custodio, si bien es cierto, y conviene aclararlo, que ese tipo de cuestiones a menudo se van delegando en los hijos ya antes de ese momento, porque se refiere a asuntos del tipo de los horarios de estudios, la ropa, decisiones sobre la alimentación, etc.

Sin embargo, no es hasta los 18 años cuando el progenitor custodio deja de tener capacidad legal para decidir en los asuntos cotidianos que atañen a sus hijos.

A esa edad, no solo finaliza la guarda y custodia, sino que también lo hace la patria potestad, que es una facultad mucho más amplia y que conservan los dos progenitores, también el no custodio, salvo privación legal (y que afecta a decisiones mucho más importantes, como las relacionadas con tratamientos de salud de los hijos, dónde tienen estos que estudiar, etc.).

¿Y con la pensión de alimentos?

La pensión de alimentos no se extingue con la mayoría de edad, a diferencia de lo que ocurre con el régimen de guarda y custodia. Por lo tanto, se seguirá pagando la pensión de alimentos mientras el hijo no cuente con sus propios medios económicos, siempre y cuando esta circunstancia no sea creada por su propia conducta.

Así, por ejemplo, si el hijo mayor de edad tiene ya una cierta formación y oportunidad de trabajar pero no lo hace porque no acepta ningún trabajo y no porque no lo consiga, este sería un motivo para solicitar la extinción de la pensión de alimentos.

En todo caso, hay que tener en cuenta que, pase lo que pase, no se debe dejar de pagar la pensión de alimentos hasta que se solicite judicialmente su extinción y el juez la apruebe. De hacerlo, se corre el riesgo de ser demandado por impago, e incluso denunciado por la vía penal, en función de los meses que no se haya pagado.

Concertar cita
Puedes llamarnos al 93 380 15 36 o dejarnos tu nombre y teléfono para que nos pongamos en contacto contigo.


    ¿Por qué deberías escogernos?
    Atención personalizada
    Expertos en Familia
    Amplia experiencia
    Rápida respuesta
    ¿Dónde encontrarnos?

    Oficina en Madrid

    C/ de Velázquez, 53, 2ª Planta 28001 Madrid, Comunidad de Madrid 91 186 34 43 www.crespolaw.es/madrid

    Oficina en Barcelona

    C/ Pau Claris 147, 3º 2ª 08009 Barcelona, Cataluña 93 380 15 36 www.crespolaw.es/barcelona