¿Qué motivos hay para dejar de pagar la pensión de alimentos?

Motivos dejar pagar pensión alimentos

En el contexto de una separación o divorcio con hijos a cargo, uno de los aspectos que más conflictos despiertan entre los cónyuges consiste en el establecimiento de una pensión alimenticia.

Dicha pensión solo se podrá dejar de abonar esta pensión cuando concurran determinadas circunstancias, previstas en la ley o amparadas por pronunciamientos judiciales previos.

En cualquier caso, no se podrá dejar de pagar la pensión alimenticia por decisión unilateral, sin que medie un nuevo convenio regulador o sentencia judicial que reconozca la cesación de esta obligación.

Por otro lado, también existe la posibilidad de que el importe debido por el alimentante se vea reducido, como consecuencia de la existencia de determinados factores que lo justifiquen.

Como en el caso anterior, será necesario que esta modificación de la cantidad sea debidamente legalizada, a través de un procedimiento de modificación de medidas

En las próximas líneas, exponemos cuáles son las circunstancias que pueden amparar la finalización de la obligación de pagar la pensión alimenticia, así como los motivos por los que se puede proceder a una reducción de su importe.

Podemos ayudarte

Somos abogados especialistas en derecho de familia. Si necesitas un despacho con amplia experiencia en la materia, contacta con nosotros e infórmate sin compromiso.

Contacta con nosotros

¿Cuándo se puede modificar la pensión de alimentos?

El artículo 147 del Código Civil contempla la posibilidad de que esta obligación de alimentos vea modificada su cuantía, en función de las necesidades de quien tiene derecho a recibirla y de los medios de los que dispone quien ha de satisfacerla. 

De este modo, podemos señalar los siguientes motivos que justifican una reducción de la cuantía señalada inicialmente como pensión alimenticia.

La primera causa que puede justificar este cambio consiste en una disminución de las necesidades de los hijos, por obtener estos algún tipo de ingreso que les permita sufragar parte de sus gastos.

También cuando el obligado al pago vea reducidos sus ingresos, aunque no en todos los supuestos. Para que este hecho pueda dar lugar a una modificación de la cuantía debida por este concepto, esta disminución de sus medios económicos debe ser significativa, no transitoria y demostrable.

Además, no puede deberse a una decisión voluntaria del obligado al pago, como sería el caso del abandono de su puesto de trabajo. Asimismo, ha de producirse en un momento posterior a la sentencia en la que fueron establecidos, inicialmente, los términos de esta pensión.

Si se dan las circunstancias señaladas, y la reducción de ingresos es de tal magnitud que pone en peligro que el obligado a pago afronte sus propios gastos de manutención, podría decretarse una suspensión temporal de esta obligación.

Esta disminución de la capacidad económica del alimentante también puede ser consecuencia del nacimiento de un nuevo hijo. En estos casos, se puede apreciar que las necesidades de manutención derivadas de este hecho provocan que se deba ajustar el importe de la pensión alimenticia que debe abonar a los descendientes nacidos en el seno de su relación anterior.

Por último, si el progenitor custodio ve incrementados sus ingresos, existe la posibilidad de que el obligado al pago solicite y consiga una reducción de la pensión alimenticia.

¿Cuándo se extingue la obligación de abonar la pensión de alimentos?

El artículo 152 del Código Civil establece los siguientes supuestos que dan lugar a la finalización de la obligación de alimentos entre parientes.

1.º Por muerte del alimentista.

2.º Cuando la fortuna del obligado a darlos se hubiere reducido hasta el punto de no poder satisfacerlos sin desatender sus propias necesidades y las de su familia.

3.º Cuando el alimentista pueda ejercer un oficio, profesión o industria, o haya adquirido un destino o mejorado de fortuna, de suerte que no le sea necesaria la pensión alimenticia para su subsistencia.

4.º Cuando el alimentista, sea o no heredero forzoso, hubiese cometido alguna falta de las que dan lugar a la desheredación.

5.º Cuando el alimentista sea descendiente del obligado a dar alimentos, y la necesidad de aquél provenga de mala conducta o de falta de aplicación al trabajo, mientras subsista esta causa.

Artículo 152 del Código Civil

De lo dispuesto por el artículo mencionado, podemos deducir las siguientes causas para la extinción de la obligación de abonar esta pensión de alimentos:

  • Muerte de quien percibe la pensión alimenticia.
  • Disminución de patrimonio del alimentante que haga incompatible el pago de esta pensión con su propia manutención o la de sus familiares.
  • Incremento del patrimonio del hijo, o la realización de oficio o profesión, que provoque que ya no sea necesaria la contribución de su progenitor para su sustento.
  • Comisión, por parte del alimentista, de alguna de las infracciones que dan lugar a la desheredación. 
  • Falta de aplicación al trabajo o mala conducta del alimentista, que originan la necesidad de recibir esta pensión.

A la vista de lo apuntado anteriormente, es importante tener en cuenta que la mayoría de edad no es un factor que determine por sí mismo el fin de la obligación de abonar la pensión de alimentos a su favor.

No obstante, este hecho permitirá que se inicie un procedimiento de modificación de medidas con este objetivo como consecuencia de una conducta poco provechosa, la cual motive, precisamente, su necesidad de percibir esta cantidad. El juez valorará si se trata de una razón de peso, según las circunstancias del caso, para afectar al pago de la pensión.

Además, una vez superados los 18 años, los hijos pueden perder su derecho a percibir esta pensión si se niegan a relacionarse con el progenitor alimentante sin razón justificada para ello.

Aunque no se trata de un supuesto amparado por una previsión legal, el Tribunal Supremo ha reconocido esta posibilidad a través de su jurisprudencia.

Concertar cita
Puedes llamarnos al 93 380 15 36 o dejarnos tu nombre y teléfono para que nos pongamos en contacto contigo.


    ¿Por qué deberías escogernos?
    Atención personalizada
    Expertos en Familia
    Amplia experiencia
    Rápida respuesta
    ¿Dónde encontrarnos?

    Oficina en Madrid

    C/ de Velázquez, 53, 2ª Planta 28001 Madrid, Comunidad de Madrid 91 186 34 43 www.crespolaw.es/madrid

    Oficina en Barcelona

    C/ Pau Claris 147, 3º 2ª 08009 Barcelona, Cataluña 93 380 15 36 www.crespolaw.es/barcelona