¿Cómo tramitar un divorcio sin hijos?

Divorcio sin hijos

Entre los distintos factores que pueden condicionar el procedimiento aplicable en caso de divorcio, el más determinante es la existencia de hijos en el matrimonio.

Cuando los cónyuges no tienen hijos menores de edad o hijos mayores con discapacidad necesitados de especial protección, el procedimiento de divorcio se simplifica considerablemente, dejando abierta la vía del popularmente conocido como divorcio express, siempre que ambos miembros de la pareja actúen de mutuo acuerdo.

Podemos ayudarte

Somos abogados especialistas en derecho de familia. Si necesitas un despacho con amplia experiencia en la materia, contacta con nosotros e infórmate sin compromiso.

Contacta con nosotros

¿Qué opciones existen para tramitar un divorcio sin hijos?

El procedimiento aplicable en caso de separación o divorcio depende fundamentalmente de dos factores: la existencia de hijos en el matrimonio y el hecho de que los cónyuges actúen de mutuo acuerdo o no.

Las opciones disponibles si no hay hijos menores no emancipados en el matrimonio o hijos mayores respecto de los que se hayan establecido judicialmente medidas de apoyo atribuidas a sus progenitores, y en función de si los cónyuges actúan de común acuerdo o uno contra el otro, son las siguientes:

Hay que puntualizar que la existencia de hijos mayores de edad sin necesidades especiales o de hijos menores emancipados es irrelevante a efectos de procedimiento.

Vamos a ver en qué consiste cada una de las opciones mencionadas:

Divorcio de mutuo acuerdo sin hijos por vía notarial

Este procedimiento es muy sencillo, y se puede resolver en un único acto ante el notario que corresponda según el último domicilio común o el último domicilio de cualquier de las partes. Este tipo de divorcio también se conoce con el nombre de divorcio express.

El procedimiento gira en torno a la figura del convenio regulador, que es el documento donde los cónyuges plasman los acuerdos a los que han llegado sobre los distintos aspectos patrimoniales y personales que se ven afectados por el divorcio.

Para tramitarlo, será necesario contar con la asistencia de un abogado en ejercicio, aunque puede ser el mismo profesional para ambas partes. No se precisa la intervención de un procurador.

El procedimiento consiste en la formalización del convenio regulador en escritura pública. 

Si hay hijos mayores o menores emancipados implicados que carezcan de ingresos propios y que convivan en el domicilio familiar, también deberán otorgar su consentimiento ante el notario en relación con las medidas que les afecten (artículos 87 y 82.1 del Código Civil).

Los efectos del divorcio se producirán desde la manifestación del consentimiento otorgado en escritura pública en la forma descrita (artículo 89), y no afectará a terceros hasta su inscripción en el registro civil

Divorcio de mutuo acuerdo sin hijos ante el letrado de la Administración de Justicia

También se puede tramitar el divorcio por vía judicial, siendo el letrado de la Administración de Justicia quien lo declare, en caso de que no haya hijos menores en el matrimonio y los cónyuges actúen de mutuo acuerdo.

El procedimiento se iniciará con la solicitud de mutuo acuerdo o la de uno de los cónyuges sin oposición de la otra parte ante el juzgado de familia o juzgado de primera instancia del último domicilio familiar, y las partes deberán acudir asistidas de abogado y procurador, aunque podrán valerse de los mismos profesionales.

Admitida la solicitud, que deberá ir acompañada de la propuesta de convenio regulador y de la certificación de inscripción del matrimonio, el letrado de la Administración de Justicia citará a las partes para que, en el plazo de los 3 días siguientes, se ratifiquen por separado en su petición.

Si lo hacen, y después de haber concedido un plazo para completar la documentación, en caso de que fuera necesario, el letrado de la Administración de Justicia dictará un decreto aprobando el divorcio.

Si no lo hacen, o si el letrado de la Administración de Justicia aprecia que el convenio es especialmente perjudicial para alguna de las partes, archivará las actuaciones y solo quedará disponible el procedimiento ante el juez (artículo 777 de la Ley de Enjuiciamiento Civil).

También en este caso, los hijos mayores o menores emancipados implicados que carezcan de ingresos propios, y que convivan en el domicilio familiar, deberán dar su consentimiento sobre las medidas que les afecten.

Los efectos se producirán desde la firmeza del decreto de aprobación, y afectará a terceros desde su inscripción en el registro civil.

Divorcio contencioso sin hijos por vía judicial

En caso de que los cónyuges no actúen de mutuo acuerdo, deberán acudir al procedimiento contencioso regulado en el artículo 770 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Ambos cónyuges deberán actuar asistidos por abogado y representados por procurador, y en esta ocasión, cada uno tendrá que contar con su propia defensa y representación. 

La demanda irá acompañada de certificación de inscripción del matrimonio y los documentos en los que cada uno funde su derecho y sus pretensiones, además de todos aquellos documentos que acrediten la situación económica de ambas partes.

Admitida la demanda, el juez podrá adoptar medidas provisionales en relación con el uso de la vivienda familiar, la contribución de los cónyuges a las cargas del matrimonio, incluidos los gastos del proceso, qué bienes del ajuar doméstico deberán continuar en la vivienda y otras medidas de orden económico.

Cabe la posibilidad de que exista reconvención, es decir, de que el cónyuge demandado demande a su vez, si bien por motivos tasados en la ley.

Tras la práctica de las pruebas, el juez decidirá lo que proceda sobre las medidas definitivas que deberán regir los efectos del divorcio, y que sustituirán a las medidas provisionales que se hubieran dictado al principio del proceso, en su caso.

Las medidas definitivas pueden consistir en:

La sentencia firme será inscribible en el registro civil, produciendo efectos frente a terceros desde ese momento.

¿En qué casos se tramita el divorcio de mutuo acuerdo ante el juez?

Cuando el letrado de la Administración de Justicia o el notario no aprueben el convenio regulador aportado en los procedimientos de mutuo acuerdo, por entender que contiene acuerdos gravemente perjudiciales para una de las partes, estas deberán acudir al juez para que lo apruebe.

El procedimiento se tramita por los mismos cauces que el divorcio ante el letrado de la Administración de Justicia, pero esta vez, el letrado dará traslado al juez para que decida lo que proceda sobre las medidas incluidas en el convenio (artículo 777 de la Ley de Enjuiciamiento Civil).

Si la sentencia aprueba el divorcio pero no aprueba el convenio regulador, el juez concederá a las partes un plazo de 10 días para proponer un nuevo convenio, y una vez modificados los puntos necesarios, el juez dictará un auto decidiendo lo que proceda.

La sentencia firme deberá ser inscrita en el registro civil, produciendo efectos frente a terceros desde ese momento.

Concertar cita
Puedes llamarnos al 93 380 15 36 o dejarnos tu nombre y teléfono para que nos pongamos en contacto contigo.


    ¿Por qué deberías escogernos?
    Atención personalizada
    Expertos en Familia
    Amplia experiencia
    Rápida respuesta
    ¿Dónde encontrarnos?

    Oficina en Madrid

    C/ de Velázquez, 53, 2ª Planta 28001 Madrid, Comunidad de Madrid 91 186 34 43 www.crespolaw.es/madrid

    Oficina en Barcelona

    C/ Pau Claris 147, 3º 2ª 08009 Barcelona, Cataluña 93 380 15 36 www.crespolaw.es/barcelona