¿Cómo tramitar un divorcio de mutuo acuerdo con hijos y bienes?

Divorcio mutuo acuerdo hijos bienes

Los divorcios de mutuo acuerdo siempre conllevan una tramitación más sencilla que los de vía contenciosa. No obstante, la existencia de hijos y bienes en común añade cierta complejidad a este procedimiento, además de requisitos especiales.

En la presente entrada, explicamos los requisitos y el procedimiento para un divorcio de mutuo acuerdo con hijos y bienes en España.

Podemos ayudarte

Somos abogados especialistas en derecho de familia. Si necesitas un despacho con amplia experiencia en la materia, contacta con nosotros e infórmate sin compromiso.

Contacta con nosotros

¿Cuáles son los requisitos para un divorcio de mutuo acuerdo?

Cuando las dos partes de un matrimonio se muestran conformes para tramitar su divorcio, podrán aprovecharse de las ventajas que el ordenamiento jurídico español ofrece en estos casos.

Sin embargo, si existen hijos menores o dependientes de los padres, no podrá realizarse el trámite conocido como divorcio express, que se lleva a cabo ante notario.

En estos supuestos, los cónyuges están obligados a presentar una demanda, siguiendo las previsiones del artículo 777.1 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Solo será necesaria una demanda, por lo que bastará con la asistencia de un abogado y procurador en representación de ambos. 

Además de la existencia de una unión matrimonial válida, independientemente de su forma, será necesario que hayan transcurrido al menos 3 meses desde su inicio para poder presentar la demanda de divorcio.

Será necesario aportar la siguiente documentación:

  • Certificado literal del matrimonio.
  • Certificado del nacimiento de los hijos.
  • Certificado de empadronamiento.
  • Escrituras o cualquier otro documento que demuestra la propiedad de bienes muebles e inmuebles.
  • Convenio regulador.

Por su importancia en estos casos, dedicamos el siguiente epígrafe a tratar con detalle este último documento.

El convenio regulador

En el convenio regulador, cuyo contenido mínimo está recogido en el artículo 90 del Código Civil, se recogerán todas las cláusulas resultantes de los pactos que los cónyuges hayan establecido para regular los aspectos personales y patrimoniales del matrimonio tras su disolución.

Deberá especificar las medidas adoptadas en lo relativo al régimen de guarda y custodia de los hijos, a la pensión alimenticia, el régimen de visitas o el uso de la vivienda familiar.

Por lo que se refiere a los aspectos patrimoniales, en este documento se expresará la voluntad de los cónyuges acerca del patrimonio de la sociedad de gananciales, o de los bienes que tengan en común, en otros casos. Es necesario tener presente que no se exige su disolución.

Como hemos visto, la regulación de algunos de los aspectos matrimoniales estará íntimamente relacionada con las medidas adoptadas, como es el caso de la vivienda familiar, en caso de ser de titularidad de ambos.

¿Cómo se desarrolla el procedimiento?

Después de presentar la demanda, y siempre y cuando sea admitida a trámite, los cónyuges serán citados para que ratifiquen el convenio regulador propuesto ante el juez.

La existencia de hijos menores o dependientes en común provocará la preceptiva intervención del Ministerio Fiscal. Este órgano debe emitir un informe que certifique la adecuación de las medidas que le afectan a la defensa de su mejor interés.

Si los hijos son mayores de edad o menores emancipados, deberán ser informados de aquellos aspectos del convenio regulador que les afecten. Su aprobación será indispensable para que el divorcio pueda hacerse efectivo.

A continuación, si se cumplen los requisitos y el convenio regulador se aprueba, la autoridad judicial dictará sentencia conforme a lo establecido en el artículo 777.2 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

¿Cuáles son las ventajas frente al proceso contencioso?

En todos los casos de crisis matrimonial, la posibilidad de afrontar el proceso de manera amistosa garantiza un menor coste para las partes involucradas, en todos los ámbitos.

Desde luego, habrá un desgaste emocional más limitado, puesto que ni los progenitores ni los hijos se verán sometidos a las situaciones de especial estrés asociadas con estos procedimientos.

Pero, además, también será menor el gasto económico, puesto que no se necesita un abogado y un procurador por cada una de las partes.

En último lugar, será más barato en términos de tiempo. Aunque no sea posible acceder al divorcio ante notario o express cuando hay hijos menores de por medio, el procedimiento será mucho más corto en cualquier caso.

Concertar cita
Puedes llamarnos al 93 380 15 36 o dejarnos tu nombre y teléfono para que nos pongamos en contacto contigo.


    ¿Por qué deberías escogernos?
    Atención personalizada
    Expertos en Familia
    Amplia experiencia
    Rápida respuesta
    ¿Dónde encontrarnos?

    Oficina en Madrid

    C/ de Velázquez, 53, 2ª Planta 28001 Madrid, Comunidad de Madrid 91 186 34 43 www.crespolaw.es/madrid

    Oficina en Barcelona

    C/ Pau Claris 147, 3º 2ª 08009 Barcelona, Cataluña 93 380 15 36 www.crespolaw.es/barcelona